Intenciones de Misa

SELECCIONA UNA O MÁS OPCIONES

Cargando

una Misa

Por tus intenciones, la salud de un enfermo, por el alma de un difunto, por un trabajo y también para dar las gracias... ¡Hay tantos motivos por los que pedir y también agradecer!
Donativo desde $6.000

Novenario

Solicita la celebración de nueve Misas por tu intención o como acción de gracias por algo que te alegre.
Donativo desde $90.000

Gregoriana

Ofrece la celebración de 30 Misas seguidas por aquello que quieres encomendar o agradecer. Estas Misas se suelen celebrar en seminarios de países en necesidad.
Donativo desde $180.000

Haz de la Misa un regalo

Para felicitar por un cumpleaños,  aniversario, matrimonio, o cualquier otra fecha especial; y también para acompañar en momentos difíciles, pide una Misa por los demás. Por cada Misa que pides, te enviamos una tarjeta virtual que puedes reenviar a la persona por la que quieres rezar.
Un regalo para los que quieres y para toda la Iglesia.

Con una Misa ayudas a un sacerdote y a su comunidad

Las Misas que solicitas a través de Ayuda a la Iglesia que Sufre, las celebran sacerdotes sin recursos en países en conflicto, escasez, discriminación o persecución religiosa. ¿Imaginas que en la selva del Amazonas, en Ucrania o en Tierra Santa, un sacerdote celebre una Santa Misa por tus intenciones o las de los tuyos?  ¡Tú puedes hacerlo posible!  
 
El donativo que haces cuando encargas la celebración de una Eucaristía se convierte en auténtica ayuda de emergencia para un sacerdote necesitado. 

Solo con tu ayuda miles de sacerdotes podrán disponer de los recursos mínimos (alimento, vivienda, asistencia médica y medicinas) para sobrevivir y seguir siendo el sustento físico y espiritual de su comunidad. En ocasiones también destinan tu donación a obras de caridad con sus feligreses.

El pasado año, se celebraron 1.872.240 Misas en los lugares más adversos, solicitadas a ACN, por las intenciones de personas generosas como tú. 40.730 presbíteros o, lo que es lo mismo, 1 de cada 10 sacerdotes del mundo, fueron ayudados gracias a las intenciones de Misa de los benefactores de Ayuda a la Iglesia que Sufre. Este año siguen necesitando tu ayuda, ellos y los muchos sacerdotes que aún no la reciben y que tanto la necesitan.

Con un donativo mínimo de $6.000, puedes solicitar la celebración de una Santa Misa y además ayudarás al sacerdote que la celebre a seguir llevando a cabo su misión. Cada gesto cuenta y es una bendición para él y para toda su comunidad.